relajacion mental

Técnicas de relajación mental para aplicar en momentos de estrés

El estrés es una reacción de tu cerebro emocional ante una amenaza real o posible y que afecta a un elevadísimo porcentaje de la población mundial. Y no solo eso: el estrés reduce tu rendimiento y puede conducirte a errores, fracasos y problemas que en muchas ocasiones no habrían ocurrido si hubieses permanecido en un estado de relajación mental.

Por tanto, conviene que conozcas algunas técnicas que te ayudarán a reducir tu nivel de estrés y a aumentar tu nivel de relajación mental en cualquier momento. Y eso es de lo que te voy a hablar precisamente en este post: de tres de las técnicas que suelen dar mejores resultados a la hora de relajarse.

Respiración sin sonido

Esta es quizá la técnica de relajación mental más extendida, aunque de las que peor se pone en marcha.

“Respira hondo”, suelen decirte cuando estás alterado o estresado. Pero no es suficiente con que respires hondo. Debes saber también cómo hacerlo.

A continuación te doy los pasos para que puedas poner en marcha esta técnica de relajación mental:

  1. Toma aire por la nariz lo más despacio que puedas, sin hacer ruido, respirando desde el abdomen y no desde los pulmones y hasta llenarte por completo.
  2. Retén el aire durante un par de segundos.
  3. Suelta el aire por la boca lo más despacio que puedas, sin hacer ruido, desde el abdomen y hasta vaciarte por completo.

Haciéndolo así conseguirás que tu ritmo respiratorio se ralentice, con lo que tu ritmo cardíaco se adaptará a él. Y sobra decir que tu ritmo cardíaco es determinante en tus sensaciones de estrés y de relajación mental: ¿a qué velocidad te late el corazón cuando te sientes estresado?

Movimientos lentos

Los movimientos lentos tienen también el objetivo de adaptar tus ritmos respiratorio y cardíaco para rebajar tu estrés y aumentar tu relajación mental, aunque en este caso actuarás desde tu sistema locomotor. Es precisamente en lo que se basan las artes marciales como el Tai Chi.

Lo único que debes hacer para poner en marcha esta técnica de relajación mental es mover la parte del cuerpo que quieras muy, muy despacio y teniendo control completo sobre ella.

¿Verdad que cuando estás estresado tus movimientos son más rápidos, erráticos e incontrolados? Pues los movimientos lentos te ayudarán a contrarrestar estos efectos y modificar al mismo tiempo tus ritmos respiratorio y cardíaco.

Lo peor que puede pasar

El cerebro humano funciona por comparación. Sabe lo que es grande porque lo compara con lo que es pequeño, sabe lo que es alegre porque lo compara con lo que es triste… y sabe lo que es estresante porque lo compara con lo que es relajante.

Ocurre que cuando te sientes estresado, tu cerebro emocional compara tu situación actual con otros momentos pasados de relajación mental. Ese es el motivo por el que gente que ha vivido negociaciones muy duras, por ejemplo, no se estresa cuando se le pone un negociador agresivo delante, mientras que quienes no han vivido negociaciones muy duras sí se estresan.

Por tanto, una de las técnicas de relajación mental que mejor suelen funcionar es la de comparar tu situación actual, la que te estresa, con otra situación alternativa que te estresaría muchísimo más y que tiene muy pocas probabilidades de ocurrir. Por ejemplo, si te estresa una negociación muy dura en la que vas a acordar la venta de un producto, piensa en cómo de estresado te sentirías si el acuerdo decidiese si tu empresa va a quebrar o no. En ese momento de comparación, tu cerebro emocional se adaptará y, al ver que la amenaza actual es mucho menor, tu relajación mental aumentará.

¿Qué otras técnicas de relajación mental te gustaría que tratase en futuros post? Puedes comentármelas con total libertad, ¡me encantará leerte!vender con valores

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *